Pase la página nacional, bienvenidos Luke Voit y MacKenzie Gore

Comentario

FILADELFIA — Y así fue en Citizens Bank Park, un jueves por la noche que se sintió como un plato de sopa caliente, que los Nacionales de Washington dieron un pequeño paso adelante. Y allí para darles un empujón estaban MacKenzie Gore y Luke Voit, ambos no tan recientes de vuelos nocturnos desde la costa oeste, que acababan de ser cambiados de un contendiente al peor equipo de béisbol.

Pero para los Nacionales, ¿solo ver a dos de los seis jugadores que adquirieron de los Padres de San Diego por Juan Soto y Josh Bell? Era algo, si no mucho. Una vez que Gore y Voit se aclimataron, los Nacionales cayeron ante los Filis, 5-4, en un juego oficial que fue cancelado después de cinco entradas luego de un retraso de dos horas por el clima.

“Fue increíble”, dijo el gerente Dave Martínez sobre sus primeras conversaciones con Gore y Voit. “Solo les di un poco de lo que estamos haciendo aquí y lo que estamos tratando de hacer. Y [told them] cómo ambos encajan muy bien”.

Gore, un titular zurdo, tiene 23 años y fue una parte clave del recorrido de San Diego. Para mover a Soto, los Nacionales estaban decididos a recibirlo, al campocorto CJ Abrams ya los jardineros Robert Hassell III y James Wood. El gerente general Mike Rizzo los llamó los “cuatro élite” en una conferencia de prensa el martes. Gore, el tipo de brazo potencial de primera línea que Rizzo codicia, fue uno de los primeros candidatos a novato del año después de registrar una efectividad de 1.71 hasta mayo. Ahora está en la lista de lesionados con una inflamación en el codo y no se espera que lance hasta dentro de al menos otros siete a 10 días.

Los Nacionales prometen tomarse las cosas con calma con él. Una apuesta de su reconstrucción depende de cómo se cura y se desarrolla Gore.

“Cuando estaba lanzando con esto, no era muy bueno”, dijo Gore, cuya efectividad aumentó a 4.50 después de 16 apariciones antes de ser eliminado. “Necesito mejorar para poder volver a lanzar bien”.

Voit, por otro lado, fue activado el martes e inmediatamente se convirtió en el bateador más probado de la alineación. Lidera a los Nacionales (37-71) con 13 jonrones y un porcentaje de embase más slugging de .739, ligeramente superior al de Yadiel Hernández y Luis García. Voit no era un componente importante del acuerdo de gran éxito, pero lo completó una vez que Eric Hosmer se negó a renunciar a su cláusula de no intercambio. A los 31 años, ha jugado para los Cardenales de San Luis, los Yankees de Nueva York, los Padres y ahora los Nacionales, comenzando en primera y bateando tercero contra los Filis y Noah Syndergaard. Martínez planea dividir las aperturas regulares de Voit entre el primer bateador y el bateador designado.

En la primera entrada, Voit conectó un sencillo RBI a la izquierda, buscando una curva baja y alejada. En el cuarto, conectó un sencillo contra la pared del jardín derecho, deteniéndose porque rebotó directamente hacia Nick Castellanos y Voit no es el corredor más rápido. Está listado en 6 pies 3 pulgadas y 255 libras. Junto a su casillero en la casa club de los visitantes, a dos puestos de donde Gore se vistió para hacer ejercicio, Voit prometió conocer a algunos nuevos compañeros de equipo en la sala de pesas.

A pesar de algunas risas, Voit no bromeaba. Los botones desabrochados en la parte superior de su ajustada camiseta son prueba.

“Sé que todo el asunto de Soto es algo importante y los fanáticos lo extrañarán”, dijo Voit antes de ayudar a los Nacionales a etiquetar a Syndergaard con 11 hits. Junto a él en ese esfuerzo estaban Víctor Robles (sencillo, doble), García (sencillo), Yadiel Hernández (dos sencillos), Keibert Ruiz (sencillo), Lane Thomas (sencillo), Maikel Franco (sencillo) y César Hernández (un sencillo que impulsó a Franco en el segundo).

Cuando comenzó un retraso por lluvia a las 8:47 pm, Washington acababa de acercarse a una carrera después de que Voit anotó en un lanzamiento descontrolado de Syndergaard en el quinto. La entrada terminó con Josh Palacios bateando un elevado al derecho, Gary DiSarcina enviando a Yadiel Hernández desde tercera y Castellanos sacándolo por un par de pasos. El abridor de los Nacionales, Paolo Espino, permitió cinco carreras y siete hits, incluido el jonrón de tres carreras de Alec Bohm en el cuarto.

“Pero obviamente queda mucho dinero disponible para la próxima temporada baja y firmar a un montón de muchachos en lugar de solo uno”, continuó Voit. “Esta es la primera vez que estoy en un equipo perdedor desde que estaba en la universidad… así que es un poco diferente”.

No se espera que sus llegadas provoquen un ascenso en la clasificación. Ese barco zarpó hace mucho tiempo para esta temporada. Si Voit se basa en su fuerte debut, sería una ventaja para él y para un club con pocos antecedentes sólidos. Si Gore lanza en los últimos dos meses del año, sería una gran señal para su codo, especialmente porque Martínez y Rizzo han enfatizado la paciencia con su rehabilitación.

Por una noche, sin embargo, no tuvieron que rastrillar ni tener un certificado de buena salud. Solo tenían que presentarse.

¿Qué hizo Martínez al perder en cinco entradas? “Estaba desanimado. Tuvimos una buena energía positiva allí y estábamos bateando bien”, dijo Martínez. “Pero no se puede hacer nada con la Madre Naturaleza. Es decir, si va a llover, va a llover. Tratamos de esperar tanto como pudimos. Son las once ahora, así que golpearon el juego”.

¿Y qué pensó Martínez de que DiSarcina enviara a Hernández en el quinto? “Hicimos un tiro allí mismo, pero el tiro fue directo al dinero”, dijo Martínez sobre DiSarcina enviando a Hernández en el quinto. “Eso es lo que sucede en esas situaciones. . . . Tomamos un tiro, y. . . si [Castellanos] hace un mal lanzamiento, empatamos el juego. Pero hizo un muy buen lanzamiento”.

Leave a Comment